Sign in

close
Create an Account

Shopping cart

close

Noticias

Eventos y ferias, Noticias

¿La poda de la vid afecta su rendimiento?

La poda es la intervención fundamental para favorecer el correcto desarrollo de la vid desde sus primeros años. Plasma la forma final de la planta y busca el equilibrio entre su actividad vegetativa y su futura producción. Èsta es una operación que, además de promover la salud y la longevidad de la vid, también permite aumentar la cantidad y calidad de la uva.

Generalmente un viñedo se considera «joven» en sus primeros 2 o 3 años de vida, pero a veces se considera como tal hasta los 5 o 6 años, ya que en el desarrollo fisiológico de la planta intervienen diversos factores, como el clima o las características del terreno. Por ejemplo, en áreas con disponibilidad limitada de agua, el crecimiento y la entrada en producción de la vid pueden ser muy ralentizados.

Pero, ¿cuáles son las principales operaciones de poda que se deben realizar en un viñedo joven?

Cómo podar una vid en los primeros años de su crecimiento

Generalmente, durante su primer año, la planta de vid se deja crecer sin restricciones, para que pueda desarrollar raíces sólidas y acumular abundante savia dentro de sus sarmientos. Cuando los sarmientos alcanzan apróximadamente medio metro de longitud, la única intervención que se realiza es su atado a los soportes adecuados,.

Esta operación las sostiene y evita que se rompan accidentalmente, manteniendo el viñedo ordenado y accesible.

Una vez transcurrido el primer año, se pueden programar operaciones de poda cíclica de invierno, es decir, durante el descanso vegetativo. ¿Por qué es importante esperar este período del año? Porque el momento en que las hojas caen de las ramas indica que la savia contenida en ellas se ha desplazado hacia el interior de la vid, que ahora está listo para la fase de reposo típica de la estación fría.

Esperar este período permite podar sin riesgo de dañar la planta, una precaución indispensable, especialmente si se trata de viñas particularmente jóvenes, con poca resistencia y un sistema radicular poco desarrollado.

¿Cómo se efectúa correctamente la primera poda de la vid?

La primera poda debe tener como finalidad la eliminación de todos los pámpanos excepto un pulgar de 2 o 3 yemas. Es fundamental elegir el más robusto, orientado hacia arriba y suficientemente resistente para asegurar una buena productividad de la planta.

Si la cepa ya ha alcanzado al menos el diámetro de un centímetro, es posible dejar más de 3 yemas, para comenzar inmediatamente a fijar la futura forma de la planta. Después de la poda hay que efectuar el atado, que fija el pulgar a un tutor de apoyo, para evitar que se rompa o se dañe por la intemperie. El atado debe realizarse por medio de un hilo delicado o biofotodegradable de materiales respetuosos con la planta y el medio ambiente y nunca tiene que ser demasiado apretado, para no asfixiar la madera o limitar su desarrollo.

Después de las primeras operaciones de poda, las plantas deben entrar en su ciclo productivo fisiológico de los meses de verano, dejando el período invernal disponible para nuevas intervenciones de poda en seco.

Un paso imprescindible para efectuar las operaciones de poda es equiparse con unas tijeras válidas y profesionales, que puedan realizar cortes limpios, sin dejar peligrosas rebabas que puedan perjuducar la salud de la planta. Por la gran influencia de la poda en la producción de la uva, los expertos técnicos de Campagnola siempre se han comprometido con el diseño de tijeras, podadores de cadena y atadoras que sean eficaces y muy manejables, con el fin de mejor tanto las operaciones de corte como las de atado.

Ustedes ¿qué tijeras pueden elegir para podar sus viñedos?

Las líneas de productos Campagnola se dividen en dos macrocategorías: la PROFESSIONAL Line y la GREEN Line.

Las dos ofrecen tijeras de excelentes prestaciones, que pueden acompañarles en las operaciones en viñas jóvenes.

A menudo, los operarios profesionales eligen las tijeras neumáticas, accionadas por el aire comprimido suministrado por motocompresores o compresores para la toma de fuerza del tractor. Estas herramientas permiten realizar operaciones de poda intensiva de forma extremadamente eficaz y rápida gracias a la capacidad de corte de las tijeras y a su manejabilidad: las empuñaduras ergonómicas, el peso bajo y bien distribuido y la ausencia de vibraciones caracterizan todas las herramientas profesionales Campagnola.

Sin embargo, si su necesidad es podar un viñedo pequeño o realizar intervenciones con la máxima practicidad, pueden contar con las tijeras eléctricas de la GREEN Line, alimentadas por medio de baterías de iones de litio enchufables. Estas fuentes de energía ahora permiten una buena autonomía de trabajo, lo que se suma a más ventajas: su compacidad y bajo peso se combinan con la ausencia de cables y la buena potencia de corte, para garantizar intervenciones precisas y máxima libertad de movimiento.

Campagnola se compromete siempre a optimizar las prestaciones de toda la gama de productos, dedicando una intensa y constante actividad de Investigación y Desarrollo a cada línea. Gracias a nuestras soluciones, es más fácil cuidar viñedos jóvenes y asegurarles una estructura perfecta y una abundante productividad.

    Scroll To Top
    Sidebar